Sin categoría

El bebé pide, la madre produce… ¡Así funciona la lactancia!

bebe_pide_madre_produce.jpg

El cuerpo de la mujer se prepara para la lactancia durante el embarazo. Tras el parto, la succión del bebé estimula la producción de leche. Paulatinamente, desde el nacimiento del bebé, la producción de leche se irá regulando en función de las necesidades nutricionales de éste.

A lo largo de los nueve meses de gestación, los pechos de la mujer se transforman progresivamente preparándose para la lactancia. Tanto la placenta como los ovarios han segregado grandes cantidades de estrógenos y progesterona, las hormonas que estimulan las glándulas que producen calostro, la sustancia previa a la leche que sale de los pechos después del parto y durante los tres o cuatro días siguientes.

El seno es una glándula compuesta principalmente por tejidos conjuntivos y adiposos que brindan soporte y protección a las áreas productoras de leche del seno. La leche se produce en pequeños grupos de células denominados alvéolos. La leche viaja a través de conductos galactóforos hacia los senos galactóforos, que actúan como depósito de reserva. Estos senos están ubicados detrás de la areola, el área pigmentada que se encuentra alrededor del pezón.

Amamantar con éxito no tiene nada que ver con el tamaño de sus senos o de sus pezones. El tamaño de los senos es una característica hereditaria y está determinado por la cantidad de células adiposas que usted tiene. Los senos se agrandarán durante el embarazo y la lactancia.

Cómo responde el seno a la succión de su bebé:

  • La prolactina hace que sus alvéolos tomen nutrientes (proteínas, carbohidratos) de su suministro de sangre y los transformen en leche materna.
  • La oxitocina hace que las células que se encuentran alrededor de los alvéolos se contraigan y expulsen la leche a través de los conductos galactóforos. Este paso de la leche a través de los conductos se denomina reflejo “de bajada de leche” (expulsión de leche).
  • La bajada de leche se experimenta de varias formas, por ejemplo:
    • Su bebé comienza a succionar y tragar activamente.
    • Es posible que gotee leche del otro seno.
    • Es posible que usted tenga en sus senos una sensación de hormigueo o de que estos están llenos (después de la primera semana de amamantamiento) o que tenga calambres uterinos.
    • Es posible que esté sedienta.

La lactancia es un proceso de oferta y demanda. Por lo tanto, ¡cuanto más succione su bebé, más leche producirá!

Puede que la lactancia no sea la mejor opción para todas las madres, pero es la mejor opción para todos los bebés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s